jueves, 24 de julio de 2014

LOS DESTERRADOS DE LA CRISIS


En tiempo de bonanza cualquier persona con un trabajo normal puede hipotecar hasta sus cejas para adquirir bienes, algunos tan necesarios como es el derecho a poseer una vivienda digna, muy bien reflejado en la Constitución española. Sin embargo, cuando al conjunto de ciertas mentes iluminadas se les ocurre pensar que la sociedad está viviendo muy bien, incluso por encima de sus necesidades, y disfrutando mucho, provoca una crisis con la intención de demoler, no sin gran esfuerzo, el hasta ahora conseguido Estado de bienestar. Y ahí, precisamente en ese momento, es cuando empieza un largo y penoso peregrinar.
Unas personas de conducta intachable, sin empleo, sin haber sido tentadas por el dedo de la codicia, buscan sobrevivir en la economía sumergida, incluida la chapuza, otras caen en la redes tendidas por gentes sin escrúpulos, que viendo publicados sus datos con nombres y apellidos, incluidas sus domicilios personales, en tablones públicos y demás medios de difusión, a punto de ser ejecutada la sentencia por impago de hipoteca, son visitados e incitados a ser contrabandistas y narcotraficantes para poder hacer frente a unos gastos que les sobrepasan. Puede que la primera vez se resistan a la tentación de viajar con todos los gastos pagados, pero cuando la deuda apremia, y la soga llega al cuello, en su desorientación social, termina por ceder.
Algo que nadie ha pensado es por qué estas personas arrastradas por los recortes la vida les ha volteado hasta renacer en los opuestos ciento ochenta grados. Y es que, de pronto, se ven retenidos en una cárcel extranjera, condenados por intentar salvar a su familia, cuando pasaban cierta cantidad de droga para beneficio de esos seres sin conciencia que buscan personas anónimas sin antecedentes penales. Entretanto, su familia abandonada con la cuerda aún más prieta, porque no le corresponde ningún tipo de ayuda benéfica.
No son cárceles de cinco estrellas como las españolas donde no hay hacinamiento y sí mucho ocio para poder practicar cualquier deporte, incluso zonas de spa y de jacuzzi, cuyo mantenimiento individual que cuesta al erario público más de mil quinientos euros mensuales, preparadas para ver desfilar una serie de políticos corruptos que, cuando se construyeron ya sabían quien iba  a habitarlas, un por si acaso, que tiene todos los visos de cumplirse, aunque no hayan devuelto lo que afanaron, sino que son mazmorras medievales con hacinamiento total y sopas aguadas, sin tropiezos que llevarse a la boca. En otros casos, menos difundidos, estas mafias no llega a tiempo de contratarles, porque se han suicidado.
Cualquier crisis se lleva por delante todo lo anterior. Al final de cada crisis los límites del horizonte son nuevos. La duración de una crisis termina en lisis dependiendo del alcance de su catarsis. Actualmente, cumplen condena en cárceles extrajeras, acusados de narcotráfico, unos dos mil españoles. Actualmente hay una O.N.G. española, de muy reciente aparición, en el panorama internacional, dedicada expresamente a ayudar a estos seres desdichados. Su nombre: + 34.

Alfonso Campuzano


Sigue a @AIf0ns0

No hay comentarios:

Publicar un comentario