lunes, 6 de julio de 2015

EVOLUCIÓN GEOLÓGICA







Es imposible creer que el cambio climático puede ser global cuando no hay nada uniforme en la superficie terrestre: si unos litorales desaparecen otros emergerán - Alfonso Campuzano


Las diferentes épocas geológicas por las que ha atravesado la Tierra han sido marcadas por una influencia desconocida que las ha hecho desaparecer, como un sino. Por lo visto, el planeta se defiende ante cualquier desaparición con la aparición de otra. La Tierra evoluciona en un sentido que la especie humana no entiende y, sin embargo, se empecina en pretender dirigirla.
Cuando se trata de analizar la climatología, los expertos ponen énfasis en establecer unos modelos, que apuntan unas tendencias registradas, sin que sean realmente así, cuando se producen tal y como lo habían imaginado. Si los meteorólogos, cuando predicen el tiempo, se confunden, qué se puede esperar de los pronósticos de los considerados científicos para dentro, no de cien años, sino para una década. Y es que resulta difícil, por no decir imposible, acertar en un ciento por ciento, porque la causa-efecto no está ni medianamente clarificada. Todo son probabilidades, nada global, y sólo en ciertos territorios, y nada más. Es imposible creer que el cambio climático puede ser global cuando no hay nada uniforme en la superficie terrestre, mientras unos litorales desaparecen otros emergerán.
Antes no tocaba este ciclo climático y ahora sí. La variabilidad existe y poco se puede hacer, aunque se invierta, por cambiar en sentido contrario lo que evoluciona hacia donde la Naturaleza se dirige. La vida de las persona, incluso la sociedad, cambia con el clima.
Si todos los países se preparan para un cambio climático hacia el calor, por un improbable error de medición, varía hacia lo contrario, habrán hecho un pan como unas tortas y, la especie humana perecerá por congelación, al no haberlo previsto. Que no, que no es serio hablar, como se habla optimistamente de cambio climático hacia el calentamiento, y nada hacia el enfriamiento.
Todo cambio tiene un principio sin olvidar que también tiene un final. Eso mismo es lo que ha ocurrido al planeta Tierra desde hace 4.500 millones de años. El que unos expertos crean que, hasta ahora, la temperatura de la superficie terráquea haya aumentado, en los últimos años, no significa que da a seguir aumentando indefinidamente, sino que, en algún momento del devenir de la vida en este planeta, cambiará de signo. Siempre ha sido así.
Los expertos hacen hincapié en el dióxido de carbono (CO2), emisión indispensable para la fotosíntesis de las especies vegetales. ¿No se confundirán en la transmisión oral/escrita con la emisión de monóxido de carbono (CO), que es mortal para todo ser vivo? Hay que distinguir, en cualquier cambio climático, lo típico de lo atípico, así como aquello que se debe, o no, a la acción de la especie humana.
Mejor que destinar dinero sólo a un plan para adaptar el país a las consecuencias del calentamiento global es ponerse anteojeras, porque lo ideal sería que se adaptara también hacia un enfriamiento global. Las profecías se cumplen con los años, aunque siempre tergiversando términos.

Alfonso Campuzano
Sigue a @AIf0ns0

No hay comentarios:

Publicar un comentario