viernes, 24 de febrero de 2017

AUTOTRANSFUSIÓN vs HETEROTRANSFUSIÓN


La donación de sangre debería dividirse en autodonación, para las intervenciones quirúrgicas programadas, y heterodonación, para las intervenciones quirúrgicas urgentes – Alfonso Campuzano


La donación de sangre, que altruistamente se prodiga en España, está muy bien, es un ejemplo. Pero, según el país al que se pertenezca, si no se paga por ello, no se ve con muy buenos ojos. Desde ciertos países primermundistas se recomienda insistentemente que se modernice la obsoleta legislación española, ya que, con la actual, se impide que la industria pueda pagar, tanto la sangre como el plasma, heterodonado, desde el año 1985, es decir, desde la II Legislatura, con Felipe González, como presidente de Gobierno, y se modifique para que se convierta en un recurso económico complementario, a la vez que una táctica para incrementar las reservas, pero parece ser que, a pesar de los intentos de modernizar, todos fallidos, ningún político consigue ver un interés especial, al considerar que, continuar solicitando sangre pedigüeñamente, es mucho mejor que actualizar la ley.


Sin embargo, sería conveniente que se actualizara hospitalariamente la recogida y puesta en marcha, desde la efectividad y el abaratamiento de costes, la actual hemodonación. Por una parte, la vigente heterohemodonación se debería utilizar, única y exclusivamente, en los casos de cirugías urgentes, como catástrofes, accidentes, etcétera; mientras que la autohemodonación en casos de cirugías programadas que, con una lista de espera de casi un trimestre, es tiempo suficiente para que el presunto paciente, dispuesto a ser operado, pueda donar la cantidad de sangre que va a necesitar durante su intervención quirúrgica.
En tanto se hacen las pruebas preoperatorias, tales como el análisis de sangre con los diferentes parámetros exigidos, el electrocardiograma, etcétera, hay tiempo, más que de sobra, para que, además, donen sangre para sí mismos. Sin embargo, esto no se lleva a cabo porque posiblemente aún no se han hecho los estudios científicos pertinentes que requieren cambiar esta mentalidad arcaica para mejorar.


Es cierto que, en múltiples ocasiones, en épocas concretas del año, la lista de espera quirúrgica se alarga, en el tiempo, más de lo debido, con lo que las pruebas preoperatorias se dan por caducadas, según el decir de los especialistas en anestesiología, y quizá la sangre también se deseche, con lo que, el ciclo, se debe repetir en su totalidad, con el correspondiente gasto añadido, por falta de previsión, aunque lo más lógico sería llamarlo por su verdadero nombre: mala gestión de las listas de espera quirúrgica, no por mala praxis médica, sino gerencial, sobre todo al haber/tener, en plantilla, más cirujanos que quirófanos.
Con este cambio, muy reacio a que se lleve a cabo, se perdería menos sangre deteriorada por desuso, al no haber podido ser utilizada, y haber sido tirada a las cloacas, y, por supuesto, no habría necesidad de hacer llamadas de socorro angustiantes a la sociedad, a los mismos de siempre, cuando uno menos se lo espera.

Alfonso Campuzano
Sigue a @AIf0ns0

No hay comentarios:

Publicar un comentario